PH: Ann, tú  fuiste la secretaria y la asistente del Dr. J Allen Hynek por algunos años en Scottsdale Arizona. ¿ También conociste a Jacques Vallee? 

AE: ¿ Oiste acerca de la entrevista en Coast to Coast, hace un año? Me la perdí, también, pero oí acerca de ésta, de parte de amigos. Jacques Vallee habló de como tuvo una maravillosa camaradería con Allen Hynek. Verdaderamente, fue Jacques quien me habló con respecto del gas del pantano, y cuán desconcertado estaba de que Allen no lo llamara. Él dijo: “ Habría venido, y podríamos haber pensado en una respuesta mucho mejor que gas del pantano”. Pero verdaderamente, Hynek no dijo que el avistamiento era gas de pantano. Él dijo que no podia descartar el gas del pantano. 

PH: Allen nunca pudo olvidarlo. Siempre lo lamentó. ¿Asi que la única vez en que Allen se enojó contigo fue por algo que dijiste en la Conferencia de Wyoming? Yo también lo vi molesto una vez. La vez en que lo vi molestarse, porque yo lo conocía muy bién, fue cuando vino a mi casa y Nightline’s Ted Koppel lo llamó, y se suponía que él debía estar en un programa con el escéptico Phil Klass. Me dijo que él ni siquiera le hablaría a esa gente, para decirles todo ese sin sentido, que era el estar en un programa con Phil Klass, y que él era el menos interesado. Que Phil Klass podría estar solo por sí mismo. 

AE: Bueno, asistí a esta conferencia en Wyoming, y Leo Sprinkle y Jerome Clark estaban allí. Y nos pidieron a mí y a Jerry que nos levantásemos y hablemos en la conferencia. Cuando llegó mi turno, me había dado cuenta de que había bastantes contactados en la audiencia, así que dije: “ Quiero que sepan que Uds. no están locos, y que el Gobierno ha sabido todo acerca de los ETs y todo acerca de los OVNIs por mucho tiempo, y no sólo eso, están en contacto.” 

PH: ¿ Tú dijiste eso? 

AE: Sí, dije eso. Aunque lo sacaron de la transcripción, porque me enviaron una copia de la transcripción y no estaba allí. Y hay incluso una pequeña interrupción en la trasncripción que decía: inaudible, o algo así. 

PH: ¿ Puedo preguntarte si llegaste a enterarte de aquello por alguna clase de información? 

AE: Sólo se conoció. No fue como que haya visto un pedazo de papel o un documento. No es que Allen alguna vez haya dicho esto. Sólo lo supe. Tú sabes cuando estás en este campo por bastante tiempo y estás en sus alrededores por mucho más tiempo, es como la ósmosis. Yo venía de un lugar donde se era muy simpático con los contactados y de que a causa de eso algunas de sus vidas se habían arruinado, y lo que dije eran las preguntas que ellos nos estaban haciendo. “¿Porqué no les advierten a los contactados que no hablen de este tema? Porque saben que el gobierno va a dar un paso al frente y va a arruinarles sus vidas a estos contactados”  La línea informativa era: nosotros no tenemos ninguna evidencia, nosotros no tenemos ningún conocimiento de esto. Jerome no pudo llegar al teléfono lo suficientemente rápido después que dije eso. Allen me esperaba cuando regresé, y me dió una pequeña palmada en la muñeca. Dijo que no deberíamos estar haciendo esta clase de declaraciones en público. 

PH: Pero el gobierno podía estar comprometido. Todos lo saben. 

AE: Sí. 

PH: ¿ Qué hiciste después de eso? 

AE: Sólo escuché. 

PH: ¿ Estuviste alguna vez escuchando cuando él le estaba hablando a algún contactado? 

AE: Sí, pienso que fue en un par de ocasiones. 

PH: ¿ Sentiste como que él estaba diciendo la verdad al cien por ciento, o tenía problemas al respecto? 

AE: Bueno,¿ tú conoces a Travis Walton? 

PH: Oh, sí, yo conozco a Travis. 

AE: Él tuvi a Travis Walton para una sesión que hicimos, y nunca percibí que a los que oí no estuvieran diciendo la verdad. 

PH: ¿ Porqué Allen Hynek hizo que escucharas? 

AE: Ellos eran siempre muy informales, y estaban siempre en el “Centro”, y es allí donde yo usualmente estaba, también. 

PH: Así que ellos estaban allí, y tú estabas allí también. ¿ Alguna vez el te pidió consejo? 

AE: Sí, en ocasiones él lo hacía, porque sabía que mi orientación era muy diferente de la de él. Yo estaba mucho más comprometida en el lado spiritual y personal de la experiencia, y él no había llegado allí todavía. Él aún hacía preguntas como: ¿ Sentiste a la nave? ¿ La tocaste? 

PH: Él no empezó a meditar hasta el final de su vida porque recuerdo que en su casa no se nos permitía ir y hablarle, porque él meditaba en las mañanas. 

AE: Bueno, yo meditaba dos horas y media al día, y lo ví a él muy interesado en el lado místico de las cosas. Solíamos tener estas conversaciones sobre la reencarnación y sobre todo tipo de cosas. Le había dado este libro, The Path of the Masters, para su cumpleaños. Y se compenetró en el libro, y escribió en los márgenes, y luego solíamos hablar al respecto. Así es que tuvimos muy buenas discusiones espirituales, y estoy tan convencida de que esta experiencia completa sobre OVNIS nos viene como un preludio para un incremento en nuestro despertar spiritual. Y así mismo el Andreasson Affair, tú sabes, las dos experiencias allí fueron muy espirituales. Y realmente se profundizó al respecto. Así es con muchos contactados. Así, de cualquier manera, él fue lo esencial, y yo fui el otro lado de la historia. 

PH: Yo estaba sorprendida por la forma en que él solía escuchar. Él verdaderamente solía estar quieto por veinte minutos mientras la gente hablaba. 

AE: Él era bueno en eso. De hecho, tú no lograbas mucho de él. 

PH: Eso es lo que recuerdo, la gente que continuaba y continuaba y yo solía decirle a él: ¿Por qué no los interrumpes?, y él solía sólo escuchar. Pienso que estaba recordando otros casos, y uniendo la información con lo que él ya sabía. 

AE: Bueno, cuando regresé de Wyoming después de mi experiencia, cuando estos hermosos Seres aparecieron en la habitación de la Universidad…yo estaba con un médium llamado Connie, y ella se transformó de su cintura hacia arriba. Se convirtió en estos Seres, uno después del otro. Todos eran femeninos, eran impresionantes. Eran simplemente tan… este primer grupo era muy parecido a la apariencia humana, y llevaban estos ornamentos, algunas cosas sobre sus cabezas. Uno llevaba un turbante. 

PH: ¿ Pudo alguien más ver esto? 

AE: Sí, había justo tres de nosotros en la habitación, y ella, desde luego, no podia verlo. Connie y su esposo Doug estaban allí conmigo. Durante toda la noche lo experimentamos. Perdimos la cuenta después de que los primeros “cinco” llegaron, pero en algún momento esto se detuvo y la única persona que estaba allí empezó a hablar. “Ella” alzó su mano e hizo algún tipo de movimiento, así como si estuviese saludándonos. Cuando ella hizo eso, Doug y yo alzamos nuestras manos e hicimos lo mismo. Fue tan extraño. Pregunté de donde eran, y el nombre estaba en mi cabeza, justo allí. Fue escrito de la forma amplia, y luego de la forma más corta, de la manera en que podríamos escribir Los Angeles, y luego LA. 

PH: ¿ Lo recordaste? 

AE: Estuvo allí, y el ser decía: “Sí, eso es correcto”, y entonces se perdió. 

PH: Así que el ser dijo eso en tu mente, ¿ y no a través de la boca del médium? 

AE: El ser hablaba a través de la boca del médium. Sonaba como la voz de Connie, estaban usando sus cuerdas vocales de ella, pero algunas de las palabras que ellos usaban no habrían estado asociadas con Connie, no estarían en su vocabulario. En un punto, ellos dijeron, “Ahora partiremos, para que un poder superior llegue”. Y en ese punto, se apartaron de Connie, ella no tuvo recuerdo de eso. Lo que llegó luego era antiguo…anciano. Imagínate la cara de un ET, y hazlo redondo, y un poco con apariencia humana…incluso con el cuello largo, y las arrugas todas hacia abajo. Pero estos ojos....eran cerca de tres veces más grandes que los nuestros, pero redondeados, no ojos de gato. 

PH: ¿ Podrías decir que fue un ser gris? 

AE: Era femenino. Todos eran femeninos. Les pregunté si la misión se encontraba en pleno objetivo. Yo no tenía idea de lo que era la misión, pero me pareció saber lo que era la misión cuando les hablaba a ellos. Ellos dijeron sí, todo estaba bien. Yo dije: ¿ Se quedarán conmigo?. Y ellos dijeron: “ Siempre hemos estado contigo”. Yo dije: ¿ Cuándo puedo encontrarlos?. Y ellos dijeron: “ Cuando sea el tiempo correcto”. 

PH: Así que ellos dijeron estas cosas, ¿ y sólo se fueron? 

AE: Eventualmente, se fueron. Connie quedo arrodillada sobre el piso. 

PH: Así es que fue en el dormitorio, durante las conferencias de la Universidad de Wyoming con Leo Sprinkle, en el año 1985, el año antes de que Allen Hynek muriera. 

AE: Leo y yo también hicimos un par de sesiones. Una fue para ver si había habido algunos encuentros y la segunda fue muy diferente. Él tiene una conversación entre tú y tu alma. Él le habla a tu alma y te lleva a través de varias vidas pasadas. ¿ Hizo él eso contigo? 

PH: No, no lo hizo, pero él hizo una sobre reencarnación donde él me dijo todo acerca de las vidas pasadas que he tenido. 

AE: Él me dijo acerca de una vida que Allen y yo habíamos tenido, en la cual él era un astrónomo y yo era su asistente, cerca del 1400 o 1500, en algún lugar de por allí, y que Allen vió las naves en su telescopio en esa época de su vida. Él no le dijo a nadie, pero me permitió ver a través del telescopio y verlas. Y me dijo: “ Tú no puedes hablar de esto”. Así mismo me sentí en esta vida. No podemos hablar de esto. Él estaba haciendo lo mismo. Yo pienso que por eso dije lo que dije en la conferencia, acerca del gobierno que lo sabe todo. ¡ Yo no iba a ser amordazada en esta vida! 

PH: Dime, ¿ alguna vez grabaste esta experiencia con este médium? 

AE: Sí, tan pronto como volví. Hice que Allen se sentara y encendí la grabadora, e hice que él se sentara por más de dos horas mientras le retransmitía la experiencia entera. Tú puedes oírlo a él en el fondo. Lo primero de lo que se dio cuenta fue del tiempo perdido, cuando se nos acabó el gas en el rancho y luego cuando llegamos al restaurante. Teníamos como una hora y media, dos horas de tiempo perdido hasta ese momento. Eso fue durante la época cuando se me mostraron los cinco símbolos. 

PH: ¿ Tienes los símbolos en algún lugar? 

AE: Sí. Los tengo. En el rancho McGuire, había naves llegando, y en las montañas hay una depresión como un portal. Por aquí es por donde entraron las naves, no podías verlas pero había una manada entera de animales, antílopes. Y cuando una de estas naves entraba, la manada entera simplemente se dispersaba. Había tres naves. Yo no las veía, pero el esposo de Connie, Doug, decía que pensaba que había tres naves y describía como lucían. Él se ponía en cuclillas con una rama y los dibujaba en la tierra. Yo estaba mentalmente captando una mujer con flores en su cabello, y dije: “ Hay un hombre aquí con ella, y no sé que están diciendo”. Doug dijo: “ Pienso que necesitamos pedir permiso”. En ese momento, mi maestro espiritual justo entró y dió el permiso, y luego salió. Desde ese momento, nosotros empezamos a captar cosas. Así es como empezó la experiencia entera. 

PH: ¿Y qué hay con respecto de Allen? ¿Alguna vez te dio la impresión de que cuando le estabas contando esto, él deseaba estar allí? 

AE: No. Él hablaba con respecto del asunto, pero él estaba principalmente interesado en la nave. Nosotros no tocamos la nave. La nave no se materializó. Lo demás, me dio la sensación de que era demasiado impalpable para él. Él simplemente no podía entender como estos seres podían llegar a través del médium. 

PH:  Yo recuerdo una vez cuando yo estaba en su casa, él se volteó hacia mí y me dijo:  “Me gustaría saber la verdad antes de morir” 

AE: Todo el tiempo, yo le decía: “Ven, tú debes haber tenido algunas experiencias OVNI/ ALIENÍGENAS psíquicas. Cuéntame con respecto de ellas”. Yo simplemente le decía eso todo el tiempo, y él solo se reía, pero él nunca me diría nada. La última vez que lo fui a visitar, me miró a los ojos y me dijo: “ Quiero que sepas que yo he tenido mis propias experiencias.” 

PH: ¿ Él dijo eso? 

AE: Él dijo eso. Verbatim. 

PH: ¿ Y qué le dijiste? ¿ Tú le hablaste al respecto? 

AE: No, él estaba demasidado débil. Pero atesoré eso, porque sentí que él me validaba. Y también le dije antes de dejar su oficina y antes de regresar al hospital: “ Lo sé”. Sólo considera que tenemos algo de karma juntos, porque yo y él solíamos hablar mucho del karma. 

PH: Él tampoco quería dejar a Mimi sin dinero. 

AE: Estaban muy emocionados por la jubilación. 

PH: Ella estaba haciendo excavaciones arqueológicas, y ella solía acompañarlo a todo lugar. Solíamos hacer todo juntos. Una vez estábamos afuera, en Santa Fé, en Nuevo México, y él me pedió que baile tango con él, de tal manera que estaba bailando el tango con Allen Hynek, y finalmente se volteó y me dijo: “ Sería mejor que salgamos de la pista de baile, la gente empezará a hablar de nosotros.” ( Risas). Mimi también estaba bailando. 

AE: Varias noches, yo había estado viendo esta luz brillante, brillante, cerca de las tres en punto, todas las mañanas. Yo siempre le informaba a él al respecto, y le dije: “ No pienso que sea un planeta, y sé que no es una estrella. Deberías verla.” Así que él me dijo: “ Muy bien, la próxima vez que la veas, llámame.” Asi que la noche siguiente, la vi a las tres en punto de la mañana, y levanté el auricular y lo llamé. Él dijo: “ Muy bién. Ahora mismo iré.” Yo le dije: “ Tú no tienes que venir aquí, sólo sal y mira.” Él salió y miró, y me llamó y me dijo: “ Lo siento, es Venus.” 

PH: Dijiste que eventualmente él empezó a ir cuesta abajo, y allí es cuando tuvo algunas experiencias. ¿ Alguna vez él te permitió que leyeses algo que ayudase a explicar estas experiencias? 

AE: No, yo estaba más preocupada en darle libros espirituales, porque él realmente estaba interesado en este asunto. Pensé que eso probablemente iba a ayudarlo más. Así que yo estaba más dedicada en leerle libros a él y en asegurarme que él estaba leyéndolos. 

PH: ¿ Dejaste Phoenix? 

AE: Sí, me mudé a California. Regresé al hospital en Octubre y trabajé allí hasta Enero o Febrero, cuando me mudé a California. Mi hija estaba esperando a su primer hijo. Así que estuve en California cuando Allen murió. Antes de que me fuese, logré verlo. Y me dijo que él ya había sabido todo lo de su vida, porque él nació cuando pasó el cometa Halley, y que sabía que la próxima vez que el Halley pasara, él se iría. Fue en ese año. 

PH: ¿ Él te habló bastante con respecto de estar listo para partir? 

AE: Nosotros hablamos bastante con respecto del proceso de su enfermedad, porque yo era una enfermera. Él buscaba la mejor ayuda que pudiese encontrar. Pero trataba de mantener un rostro bravío para todos, diciendo: “ Sí, voy a estar bien.” Pero él no lo creía. Él sabía que estaba muriendo y sabía que el cometa estaba llevándoselo. Él era un Rosacruz, también, y nadie sabía eso. Y te diré algo más. ¿ Recuerdas ese gran retrato que estaba en la pared de su sala? ¿ Recuerdas ese anillo en su dedo? Ese anillo, como lo recuerdo, tenía una cruz Maltesa. La cruz Maltesa fue uno de sus símbolos. 

PH: El otro retrato que recuerdo de su casa era el de los niños y el gran OVNI subiendo la colina. 

AE: No recuerdo ése. 

PH: Era una pintura muy realista de un OVNI circular que parecía un mundo, y una pintura de ellos corriendo hacia arriba de una colina cubierta de hierba. 

AE: Recuerdo que bastante gente hablaba de recibir mensajes de Allen después de morir. La que me ayudaba con el libro me dijo que él le había hablado a ella en sueños las dos últimas semanas. Ella solía despertar y decir: “Él está diciéndome qué poner en los primeros tres capítulos.” Pero no puedo recordarlo. 

Quería hablarte acerca de otra cosa. Él me enseñó el contrato que tuvo con Spielberg, y la redacción allí es simplemente impresionante. Él le compró a Allen por mil dólares, los derechos para usar las palabras “ Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”, en cualquier lugar del Universo. Esa fue la manera en que fue redactado. 

Yo encontré  una carta que no había sido abierta, y era de los primeros años de la década de 1950. Yo pensé, que era típico en él, tú sabes, que él nunca la haya abierto. Así que la abrí, y era de alguien con un nombre oriental del Departamento de Astronomía de la Universidad Estatal de Ohio, y esta persona simplemente estaba documentando el hecho que había identificado transmisiones a través de su radio telescopio, desde el área de Venus. Lo que estaba haciendo fue simplemente documentarlo en esta carta que le dirigía a Allen. Allen nunca la abrió porque él ya sabía lo que había en ella, y él estaba guardándola a favor de este tipo en caso de que cualquiera más tarde dijese: “ Yo descubrí estas señales de Venus”, porque esta persona las había encontrado primero. 

PH: ¿ Él te dijo esto? 

AE: No, pero me di cuenta de lo que había pasado. Así que no sabía que hacer. No sabía si debía botarla, esconderla, o decirle a alguien al respecto, u olvidarla, o llevármela. Se la di a Allen y le dije: “ Lo siento, abrí esta carta y parece ser importante.” Fui conmocionada, 1952. Las señales estaba siendo recibidas desde la vecindad de Venus. 

PH: ¿ Entonces, él se llevó la carta? 

AE: La puso en una gaveta y nunca dijo ninguna palabra. 

PH: No sé aún por donde empezar con esto. Él solía llamarme siempre, emocionado por un avistamiento. Incluso yo no entraba en el “ escenario del contacto” cuando yo trabajaba con él. Él había ido bastante más lejos en 1985. ¿ Alguien vino a verlo cuando él estuvo realmente enfermo? 

AE: Los únicos que recuerdo de ese verano son Richard Sigismond, un tipo agradable, me era simpatico, Jacques Vallee, también lo era. Hasta que llegó Willie Smith, y ellos eran como gemelos, él y Allen, eran como cortados por la misma tijera. Eran tan unidos. Me dio la impresión de que sus computadoras estaban conectadas. ( Risas). No recuerdo a nadie más. 

PH: ¿ A nadie de la milicia? 

AE: No que yo supiese, y yo estaba allí todos los días. Lo habría sabido. 

PH: Él estaba en muy buena forma la mayoría del tiempo. ¿Él no tuvo ninguna disminución de energía o algo parecido? 

AE: Bueno, sí, hubo una disminución de energía. Recuerda que salí en Octubre, así que solo habíamos sabido al respecto por tres meses cuando salí. Cuando regresé, pude ver los cambios en él. 

PH: ¿ Se puso frágil? ¿ Él respondía a la terapia? 

AE: Sí, se puso frágil. Él respondía de alguna manera a la radiación y a la quimioterapia. Cuando él murió, yo estaba en California y Mimi Hynek llamó. Mi nombre estaba en el Testamento, y ahora ya olvidé lo que era. Ella tuvo que conseguir algo y quiso enviarme algo. Pero no fui al funeral ni al entierro. 

PH: ¿Conocías a sus colaboradores en Arizona? 

AE: Bueno, ellos estaban redactando el testamento ese día, y necesitaban testigos. Tengo una foto de nosotros cuatro y del abogado, cuando todos firmamos el “Centro” dentro del Centro Internacional para la investigación OVNI. La foto estaba en Coast to Coast. 

PH:  ¿  Cuál es el nombre de tu libro? 

AE: Dragón en el Cielo: Profecía desde las Estrellas, de Authorhouse Publishing. Disponible desde Septiembre del 2009.